fbpx

La Dieta Mediterránea

Lo que conocemos como Dieta Mediterránea es realmente una filosofía concreta de alimentación, buen ejemplo de dieta prudente, saludable, nutritiva y palatable, además de ser una forma de comer saludable, es un estilo de vida, un símbolo de historia, cultura y de buen comer.

La UNESCO inscribió la Dieta Mediterránea como uno de los elementos de la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Numerosos estudios corroboran, que los países del Mediterráneo gozan de tasas de morbilidad por enfermedades crónicas más bajas y con una esperanza de vida más elevada.

¿Qué alimentos constituyen la Dieta Mediterránea?

  • Consumo abundante de frutas y verduras, patatas, cereales, pan, legumbres, hortalizas de temporada , frutos secos y semillas.
  • Preferencia de productos frescos, de temporada y cultivados localmente.​
  • Empleo del aceite de oliva virgen extra como fuente de grasa principal.
  • Consumo diario de productos lácteos como queso y yogur.
  • Consumo de fruta fresca de temporada como postre diario, y la elaboración de dulces a base de ingredientes como frutos secos y aceite de oliva. 
  • Consumo semanal de cantidades entre bajas y moderadas de pescado, marisco y aves de corral. El consumo de tres o cuatro huevos a la semana es una buena alternativa a la carne y el pescado.
  • Consumo de carnes rojas ocasional, en raciones pequeñas como ingredientes de platos.
  • Utilización de ajo, cebolla, hierbas y especias como condimentos.

¿Qué beneficios concretos nos aporta la Dieta Mediterránea?

Aceite de oliva

Aceite de oliva virgen extra:

Alimento por excelencia de la Dieta Mediterránea, es rico en vitamina E, beta-carotenos y ácidos grasos monoinsaturados que le confieren propiedades cardioprotectoras. 

ensalada con higos y queso

Alimentos de origen vegetal

El consumo diario de frutas y verduras,  gracias a su contenido elevado en antioxidantes y fibra, pueden contribuir a prevenir, entre otras, algunas enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

Mezcla de frutos secos

Frutos secos

El consumo frecuente puede tener una acción protectora frente a la enfermedad coronaria debido a que reduce el colesterol.​

​Legumbres:

Su consumo puede tener efectos muy favorables sobre el control de la glucosa en sangre, unido a su contenido en proteínas y fibra, contribuye a mejorar el perfil calórico de la dieta.

Lácteos

Nutricionalmente destacan como excelentes fuentes de proteínas de alto valor biológico, minerales (calcio, fósforo, etc) y vitaminas.

El consumo de leches fermentadas (yogur, etc.) se asocia a una serie de beneficios para la salud al contener microorganismos vivos capaces de mejorar el equilibrio de la microflora intestinal.

Pescado azul:

 Se recomienda como mínimo una o dos veces a la semana ya que sus grasas tienen propiedades muy parecidas a las grasas de origen vegetal, a las que se les atribuyen propiedades protectoras frente enfermedades cardiovasculares.  

botella de agua de cristal

Agua:

El agua es fundamental en nuestra dieta. El organismo la elimina a través de distintos mecanismos, lo que hace necesario compensar el desequilibrio con un aporte externo para evitar deshidratarnos.Por ello es importante incorporar la ingesta de agua y otros líquidos hasta completar en torno a los 2,5 litros/día. La edad, el clima o la práctica deportiva pueden eleva

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies